EL PRIMER CONTACTO

Las primeras gotas de lluvia comenzaron a caer lentamente, haciendo repiquetear los cristales de mi ventana. Había sido un otoño un tanto caluroso, por lo que el olor a tierra mojada y los días nublados se echaban en falta ante la inminente llegada del invierno.

Ya había sacado mi ropa de estar por casa de abrigo, además de comenzar a preparar los capuccinos calentitos de media tarde que tanto me relajaban. Aquél día, era uno de esos días lluviosos en los que me apetecía estar en casa, la verdad. Me encantaba escuchar el sonido de la lluvia en mi ventana mezclada con alguna melodía tranquila que ponía en el equipo de música. Era una buena forma de desconectar y de estar conmigo misma a solas.

De repente, mi móvil comenzó a sonar anunciando un nuevo mensaje:


Hola Nasha


Me llamo Luis, vivo en Santander y soy empresario. Voy a estar por trabajo unos días en Madrid y me gustaría conocerte. Había pensado en quedar el día 11 a eso de las 21:00 para cenar y luego estar un rato en mi hotel. Estaré alojado en el Hotel Urban.


Dime por favor si estás disponible y si te viene bien quedar para poder ir cerrando detalles.


Un beso, Luis.


No pude evitar sonreír un poco. Es bien cierto que Luis había redactado bien la petición, pero aún le quedaban algunos detalles por pulir. Dejé unos minutos antes de responder, donde aproveché para ir a la cocina y mirar el calendario que tengo en el frigorífico, para ver cuándo caía la fecha propuesta por el cliente.


En mi trabajo, me gusta ser concisa. Es decir, me gusta concretar bien la cita y no dejar suelto ningún detalle al aire, pues después, la comunicación entre el cliente y yo falla y puede inducir a malentendidos.


Y esa es una situación que me llega a incomodar un poco.


Para que el encuentro salga perfecto, me gusta que el cliente sea concreto, que proponga un día o dos para elegir (si tiene disponible), una hora aproximada y, sobre todo, la duración de la cita, es decir, si serán dos horas, una cena, una noche completa...). También es importante saber el nombre del hotel y si el cliente es de Madrid o viene de fuera. Al no proporcionarme todos esos datos, me da la sensación de que no se tienen las cosas claras, por lo que quizás el tiempo que invierta puede ser desperdiciado. Me gusta organizar la cita con 2 horas de antelación y de forma que las salidas que hago son en horas donde me sienta yo segura y voy a los hoteles que el cliente me diga, al igual que también recibo visitas en casa. Lo que no hago, y eso lo tengo por norma, es ir a domicilios privados.


Por suerte, no era el caso de Luis. Parecía que él sí que tenía las cosas claras.


Miré que la fecha que me proponía la tuviera libre, que por suerte así era, así que marqué su nombre en rojo subrayando bien la hora que me había dicho. Volví al salón y me acurruque en el sofá, cogiendo mi móvil antes. Empecé a escribir:


¡Hola Luis!


Confirmada la cita, si desea hacer algún cambio o cancelar, ponte en contacto conmigo. En detalle:


Duración de 120 minutos.


Confirmada para el día 11/02 a las 21:00 horas en el Hotel Urban.


Valor total: 480 euros.


Atención con Nasha Padilha


Confirmación y cancelación hasta con 2 horas de antelación

Gracias por tu confianza, un gran beso y ¡hasta pronto!


Sonreí y exhalé un suspiro. La verdad es que Luis parecía agradable, un hombre bastante educado. Tenía ganas de que llegara la fecha para conocerle y así me contara las historias que rondan fuera de Madrid, construyendo así la realidad de lo que estaba pasando en el resto de España, en sitios que no he ido nunca y que, algún día, me gustaría conocer.


Soy conocedora que muchos clientes no son muy agradables con chicas como yo, cosa que me entristece, pues, al igual que Luis, las personas que vienen a Madrid ya sea por viajes de negocios o de placer, sólo buscan compañía, estar con alguien con quien hablar y pasar un rato agradable. Me puedo imaginar esa sensación de estar en una gran ciudad sin conocer a nadie, por lo que me genera cierta empatía su situación. Claro está, los que no son como Luis, me generan cierta inseguridad, por ello he de pedir todas las condiciones descritas para que ambas partes disfruten de los servicios con total seguridad, sin engaños.


Al fin y al cabo, lo único que buscamos es pasar un rato placible en compañía del otro.




41 vistas

© 2022 Nasha Escort Internacional. Todos los derechos reservados.